De visita obligada

Tras apreciar desde la entrada por Murcia una bella panorámica, es recomendable adentrarse en el casco urbano, donde nos encontramos con hermosos edificios. Destacaba ante todo la iglesia parroquial de Santa Maria de la V Angustias, de estilo gótico-renacentista, construida en el siglo XVI; de la misma época es la casa de los Patiños con un con u patio central típico castellano; el paseo de las Santas con su ermita construida en honor de las Santas Patronas Alodía y Nunilón en 1905, la Casa de animas o las diversas ermitas son dignas de admirar. Tampoco podemos olvidar la Casa-Museo Gregorio Marín, o el Museo Arqueológico, este de próxima apertura

IGLESIA DE SANTA MARÍA DE LA QUINTA ANGUSTIA
Templo de espectaculares dimensiones en relación con la importancia de la localidad en el momento de su construcción.

En este diáfano templo de tres naves a la misma altura se acentúan las connotaciones castellanas, cambiándose el orden corintio oscense por el dórico y estabilizándose considerablemente los pilares.

La construcción de su capilla mayor es un ejemplo interesante de la compleja interrelación entre los modelos gótico y renacentista de la primera mitad del Quinientos, ya que aunque en principio se proyecta en estilo clasicista por Rodrigo de Gibaja en 1538, la necesidad de un ampliación inmediata hace que los canteros de la obra tengan que paralizarla, y entonces lo hagan dentro del sistema que conocían: el gótico.

En su interior destaca el busto titular de la iglesia, obra de José de Mora, espléndida escultura en madera en la que quedan magistralmente unidas la profunda y dramática expresividad del rostro con la extraordinaria calidad técnica de las formas. También existen otras interesantes muestras de imaginería y restablos pertenecientes a la escuela murciana de la primera mitad del siglo XVIII, concretamente al círculo de artífices lorquinos que igualmente trabajan en Huéscar. Aquí sobresale el retablo mayor y una pequeña Inmaculada del taller de Salzillo.

Definitely, Maybe movie full


IGLESIA DE SAN ANTONIO ABAD
Fundada en 1568, con una excelente escultura del titular atribuida al círculo escultórico de Salzillo.


CASA LOS PATIÑOS
Casa señorial del siglo XVI, con portada blasonada y patio con galerías a base de pies derechos de madera con zapatas que soportan el peso del tejado, así como la interesante armadura que se guarda en su interior.

Igualmente con portada blasonada, aunque de siglos posteriores, es la casa de los Fontes, familia de procedencia murciana.

MEZQUITA ÁRABE


Al norte del pueblo, en la carretera de la Losa encontramos una Mezquita Árabe donde se desarrollan cursos islámicos.

Su hospitalidad y buen talante es un reflejo de la gente que gestiona el centro. Puedes acceder a su web (http://www.al-madrasa.com/esp/) para ver con más detenimiento la Mezquita y su centro de estudios.

FUNDACION CASA MUSEO GREGORIO MARIN

Pilar Marín, fundadora del museo Gregorio Marín ha dejado a Puebla de Don Fadrique una pequeña colección de pinturas, las cuales unas son obras suyas y otras regalos de sus amistades.

Es Pilar Marín una mujer, como mínimo interesante, con una vida llena de vicisitudes, viajes,  enfermedades y contratiempos en general desde su infancia , que bien podrían haberle hundido en la tristeza y sin embargo, tal y como relata en sus memorias, supo superar para seguir avanzando en su vida personal y profesional. Al leer su biografía se intuye una mujer culta, luchadora, inquieta y con un ímpetu de superación a lo largo de su vida.

Desde su infancia, nos relata, tuvo dificultades dado que por coincidir esta con la guerra civil, tuvo que soportar el encarcelamiento de sus seres queridos y todas las adversidades que ello le ocasionaron.

L Luchadora debió ser para superar todos los contratiempos y centrarse en su formación profesional para poder trabajar en algo, que en aquellos años, era un privilegio, en telefónica. En su empleo al igual que en su vida cotidiana, según cuenta, debió aprender a sobrevivir, adaptándose a las circunstancias sociales y políticas.

Hay que destacar sus inquietudes artísticas, las que le llevaron a viajar, aprender y conocer todo aquello que para ella suponía arte. Así supo contar con amistades que le introdujeron en el arte y la cultura, con ellas aprendió a moverse por el ámbito cultural de su tiempo, lo que le empujó a enriquerer conocer y aprender día a día, bien fuera pintura, cerámica, literatura etc. No es de extrañar que en su tiempo fuera considerada una mujer peculiar, ya que en aquellos años la mujer aún estaba predestinada, ante todo, para el hogar, la maternidad, y la cocina. Es por tanto Pilar Marín una excepción dentro de la norma, ya que ella misma recuerda “como me pesa haber vivido sin un hombre a mis espaldas”.

Como buena amante de la cultura, el arte y las libertades, hizo un recorrido por varios países, entre ellos Rusia, Francia, Egipto, además de haber vivido en varias ciudades españolas como Madrid , Granada ,Cádiz etc. En todas ellas nos cuenta haber encontrado buenas amistades y gentes que le ayudaban muchas de las veces a sobrevivir y otras a adentrarse en sus inquietudes artísticas.

Tras hacernos un recorrido de su periplo en sus viajes y hacernos participes de sus vivencias ,enfermedades y amoríos, nos relata cómo y por qué vino a parar al pueblo que ella desde niña recordaba y amaba. En él nació y en él quería encontrar la paz y la tranquilidad que tras haberse jubilado buscaba, para dedicarse a aquello que siempre le gustó ,el arte.

Así pues fue en La Puebla de Don Fadrique donde compró su última casa, para en ella reposar y dejar reposar lo que ella más quería, sus obras de arte.

PINCHA AQUÍ PARA VER LAS FOTOS