La Pascua

[flv:/wp-content/uploads/2010/12/35759537.flv 596 334]
Fuente: Hermandad de las Ánimas

Contexto Histórico.

La dominación musulmana comenzó en España en el año 711 con la batalla de Guadalete, donde fue derrotado el último rey godo, don Rodrigo, terminado el año 1492 por la entrega de Granada a los Reyes Católicos.
El casamiento de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando se efectuó el 8 de octubre del año 1469, siendo arzobispo de Toledo don Alfonso Carrillo; el año de 1504, muere la reina Isabel y en el año de 1506 el rey don Fernando casa de nuevo con Germana de Foix.

Don Fernando el Católico es proclamado rey por el tratado de Trujillo en el año de 1479, por el fallecimiento de su padre, don Juan II, y en el año de 1516 fallece también don Fernando el Católico.
El poderío musulmán se afianza en el reino de Granada, último baluarte de la dominación, después de la muerte de Alfonso XI, allá por el año de 1238, siendo por lo tanto 254 años de lucha hasta su total derrota.
En el año de 1324, reinando Ismail I (1314 – 1325) venció a los infantes don Juan y don Pedro en la vega de Granada, siguiendo con su ejército hasta la toma de Huéscar, siendo empleando por primera vez en Occidente un cañón de pólvora.
Pero ya a partir del 1482, reinando en Granada Albulhasa (Muley-Acen) los Reyes Católicos dieron comienzo los preparativos para la batalla final de reconquistar Granada; en los años de 1490 – 1491 son conquistadas Ronda, Baza, Málaga, Almería, y Guadix, dando lugar a que sus habitantes, por miedo a las represalias de los musulmanes, muchos marcharon y se refugiaron en lugares más apartados y tranquilos, y parece ser hasta Huéscar y su ciudadela y al lugar de la Bolteruela, anejo de Huéscar, hoy Puebla de Don Fadrique; éste era un pequeño grupo de casas aisladas, no teniendo fecha exacta de su fundación, pero sí de bastantes incursiones moriscas, de donde parece ser, y para poder contrarrestarlos, se fundó la milicia que se les llamó los Cascaborras.
Ya a partir de estas fechas se fue cercando más el cerco, hasta que el día 2 de enero del año 1492 se rindió Granada a los Reyes Católicos, siendo entregadas las llaves de la ciudad por el último rey, Boabdil.

Las Cascaborras.

Allá por los años anteriores al 1491, en el lugar llamado por entonces BOLTERUELA (actualmente Puebla de Don Fadrique) se fundaron unas milicias conocidas por “CASCABORRAS” para imponer el orden en aquellas tierras cristianas, pero con incursiones de árabes antes de la reconquista. Servían para imponer el orden en aquel lugar y los componentes eran gentes humildes, no más de cuatro (posteriormente se añadiría uno más al grupo, siendo actualmente cinco). Estos se turnaban periódicamente, sin recibir estipendio aunque se les permitía pedir limosna a cambio, para poder subsistir. Se les autorizaba a pegar con la cascaborra a todo aquel que no les daba y también para expulsar a los moriscos cuando pasaba la fecha autorizada de permanencia en el lugar. Estas milicias desaparecieron sin saber el porqué en el año de 1515. Pero aparecieron de nuevo por el año 1537 hasta el 1543, que se fusionó con la hermandad de las Benditas Ánimas del Purgatorio.

Hermandad de las Ánimas.

Esta hermandad se fundó en el año 1537 por los frailes menores, Fray Antonio de Santander y Fray Francisco de Huete, este último confesor de Doña Ana Inés de Mendoza y Portocarrero, cuarta Duquesa de Alba. Previamente habían pedido permiso al regente de España, Fray Francisco de Cisneros que gobernaba por entonces, y les concedieron no lo que ellos solicitaban que era pedir para la orden todos los domingos; sino que las limosnas recogidas fuesen a destino de rezos y sufragios de las Benditas Ánimas de Purgatorio y que saliesen además en las vísperas de La Virgen y Natividad del Señor, o sea en Navidad, días del 25 al 29 de diciembre, en la que se celebraba también la de los cascaborras.

Como hemos mencionado antes en 1543 se fusionan la hermandad de animas con los cascaborras, acompañados por costaleros y música de cuerda, presidía el estandarte de la Virgen del Carmen, haciendo el recorrido por calles y plazas, tradición que aún se conserva. En 1790 se crean unos estatutos y ordenanzas que ponen en regla a la hermandad de Ánimas con la iglesia, y que le dan un fuerte impulso por insistencia y constancia de paisanos cultos y menos cultos de aquella época.
Todo esto desaparece por la invasión napoleónica, años 1804 a 1813, que nace otra vez por iniciativa de Fray Gerardo de Muela, quien consiguió del entonces Rey D. Fernando VII una Real Cédula en la que transfería los poderes de autoridad en el pueblo durante los días del recorrido de esta hermandad, compuesta por alcaldes, ministros y secretario, conocidos todos éstos actualmente por “los inocentes”; el atuendo de éstos, es del estilo de aquella época napoleónica que aún se conserva.
El primer día de mandato, primer día de pascua, se leía un manifiesto al pueblo en el lugar más concurrido, lo que actualmente conocemos por el pregón de la pascua , Animas o de los inocentes.

La Hermandad

Actualmente la Hermandad de Ánimas de Puebla de Don Fadrique, mantiene todas sus tradiciones casi intactas y apoyada por la totalidad de su pueblo e impulsada por la fuerza de la juventud que ha sabido empaparse del conocimiento de sus mayores que también heredaron de sus antepasados, hacen que esta fiesta y devoción aún perdure después de más de 512 años.
Puebla de Don Fadrique y sus visitantes han hecho posible con su ayuda que esta hermandad pueda reunirse en un local durante sus fiestas, abrigados por el recuerdo fotográfico de personas que hicieron y hacen que aún se conserve esta tradición. Este local se encontrará abierto para todo aquel que lo desee entre los días 25 y 29 de diciembre coincidiendo con la celebración de sus actos.

La Hermandad de Ánimas y sus fiestas, son sin duda la manifestación festiva, cultural y religiosa más importante de Puebla de Don Fadrique, teniendo un lugar destacado en el desarrollo de otras actividades también culturales y patrimoniales del pueblo. Teniendo una música propia difícil de interpretar, con cantos y rezos ancestrales envidiados y copiados por otros pueblos que sorprenden a todo aquel que nos visita así como emocionan a quien los conoce y los siente por su condición de poblato.
La lista de curiosidades y participaciones de esta hermandad sería casi interminable a través de los años y aunque la relación religiosa siempre ha sido importantísima, nuestra hermandad ha sabido anteponer en ciertas ocasiones las necesidades humanas acaecidas por la guerra civil española, ayudando en la medida posible a quien lo necesitase y tratando de alegrar a niños y mayores con su música y su colorido, haciéndoles olvidar las penas por un momento.